blog

Nos encontramos ante la difícil tesitura de elegir entre el producto que nos ofrecen en los establecimientos de toda la vida, u optar por pedirlos directamente a través de internet. Hay algunos casos, como el del aceite de oliva virgen extra, en los que merece la pena valorar unos aspectos, por si nos interesa comprar vía internet:


Fraude: últimamente asistimos, día sí, día también, a fraudes en etiquetado y en producto. Esto quiere decir que tenemos que comprar en aquellas tiendas donde el producto y su origen estén perfectamente identificados. Cuanto más cerca se esté del productor, más seguridad. La idea de muchas tiendas online es que ese aceite de oliva virgen extra llega desde la fábrica hasta tu cocina, como es el caso de Aceites Rotalaya, directamente y sin intermediarios.


Conservación: la exposición del AOVE a condiciones inadecuadas de luz y calor -sobre todo-, le hace perder sus cualidades organolépticas. Si cómpranos directamente del productor y confiamos en su marca nos aseguramos que ese producto proviene de sus existencias, conservadas en lugar adecuado de luz y calor. Garantía máxima de calidad del producto. Y si además se envasa como nosotros ‘a demanda’, mucho mejor.


Seguridad: si compramos del productor, éste responde del origen y la calidad del producto. Nosotros como productores y comercializadores somos quién controla y supervisa los envíos.


Confianza: un producto, además, garantizado por una Denominación de Origen Sierra de Cazorla, como es Aceites Rotalaya, goza de un respaldo de confianza excelente para el consumidor. Contar con este respaldo es incentivar los mejores y mayores niveles de exigencia y calidad a la hora de producir, que por tanto redundan en la calidad del producto.


¿Has dejado de tener dudas? Haz tu pedido con confianza.